Adiós Público

El diario Público ha cerrado su publicación escrita por la falta de inversores. Esta noticia supone el fin del único periódico de gran tirada a nivel nacional de ideología claramente de izquierdas, si bien mantien su edición digital.

Esto abre el debate en torno a la libertad de expresión en las democracias capitalistas. La realidad es que la capacidad de transmitir la información a gran escala es directamente proporcional a la fuerza económica del potencial transmisor; con lo cual, la libertad propia de la democracia se convierte en una libertad teórica, que en la práctica sólo tienen los grandes emporios empresariales capaces de acumular grandes capitales.

¿Qué ocurre con esto? Que casualmente los que disponen del potencial económico suelen ser los grupos de derechas. Esto se ve reflejado en el panorama mediático español más que en cualquier otra democracia europea. Así, la mayoría de la prensa de este país difunde una ideología conservadora, destinada únicamente a mantener el equilibrio de poder, que en realidad no es más que un desequilibrio a su favor.

La misma situación que se da en la prensa se da en la radio y en la televisión, donde la TDT está inundada de medios ultraderechistas y las cadenas más progresistas han sido absorbidas por grupos más poderosos económicamente, como ocurrió con Cuatro y LaSexta.

Como resultado de la supeditación del mundo mediático al mundo económico, algo que también le ocurre al mundo político, se da la casi total dominción de la comunicación, y por tanto, de los marcos discursivos de la población por parte de los círculos de poder que dominan a las clases trabajadoras. Ejemplo de ello es la inmediata criminalización de cualquier protesta cívica (como los movimientos 15M o los estudiantiles de Valencia) que se produce de forma sistemática en los medios.

La única vía que queda para discursos alternativos a los mayoritarios (en su alcance aunque no en su origen) es Internet, que todavia no tiene alcance global en la sociedad. Esto condiciona el pensamiento de la sociedad en particular y de los ciudadanos en particular desde la infancia.

En el siguiente enlace, el escritor y economista Jose Luis Sampedro denuncia esta manipulación de las mentes, señalando la diferencia existente entre la libertad de expresión y la de pensamiento, sin la cual la primera no tiene ningún valor.
http://www.lasexta.com/media/swf/players/sextaon/player.swf

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: