Posts Tagged ‘medios’

Nepotismo en TVE

13 septiembre, 2012

Hay gente que no tiene vergüenza. Sólo así se entiende la contratación de Edurne Uriarte, esposa del ministro de Educación, Cultura y Deporte José Ignacio Wert, como tertuliana del programa “Los desayunos de TVE”. Todo un ejercicio de nepotismo descarado. Gracias a la falta de escrúpulos del PP, esta señora va a enriquecerse por hacer la pelota al jefe de su marido con los impuestos de todos los españoles.

Así calificaba Uriarte en su debut como tertuliana la actuación de Mariano Rajoy en su entrevista en la 1 de TVE: “Si hay un rasgo que caracteriza al Presidente del Gobierno es su transparencia, su seriedad y su voluntad de cumplir aquello que dice que va a cumplir.

Lo difícil de creer es que a nadie del plató, sobre todo a ella misma, se le escapara la risa al oír esto…

Parece ser que al Partido Popular no le basta con controlar la inmensa mayoría de medios de comunicación (más bien de manipulación) privados. Poco tiempo han tardado en conseguir que Radio Televisión Española vuelva a ser la principal arma propagandística del Gobierno.

Pantomima de entrevista a Rajoy en TVE

11 septiembre, 2012

Desde su llegada al poder, el PP ha tomado el mando de  Radio Televisión Española sin ningún tipo de disimulo. Siguiendo su ideología autoritaria y amoral, han colocado en el ente público a esbirros profesionales como  Julio Somoano y han echado a periodistas molestos como Ana Pastor.

Una vez hechos los cambios pertinentes en TVE, Mariano Rajoy se ha atrevido a conceder su primera entrevista en televisión desde que es presidente del Gobierno. El resultado han sido 50 minutos llenos de vaguedades en los que Rajoy, básicamente, no dijo nada.

Todo estaba preparado para intentar mejorar la imagen de Rajoy. Una entrevista  con un formato sin lugar para el debate y preguntas muy cordiales de cinco periodistas conservadores en las que temas como la pobreza, los deshaucios, la educación, la sanidad o la falta de legitimidad de un Gobierno que ha mentido a sus ciudadanos brillaron por su ausencia.

Es normal que Rajoy sólo acuda a entrevistas cómodas, pues el líder del PP se pone muy nervioso cuando es un ciudadano corriente el que le pregunta algo concreto.

Por no hablar de cuando le sorprenden periodistas dispuestos a preguntar sin que Rajoy se sienta preparado. En tal caso, el pobre se agobia y sale corriendo…

A pesar del control de RTVE que ha efectuado el Partido Popular, la incompetencia de Rajoy es imposible de esconder. Él y su Gobierno están arruinando a millones de españoles con unas políticas nefastas que extienden la desigualdad y la pobreza sobre una población impotente ante la injusticia del sistema económico neoliberal que ha perpetuado la oligarquía bipartidista durante los últimos años.

El rey Juan Carlos golpea a su chófer

30 agosto, 2012

El rey Juan Carlos ha abroncado y golpeado al chófer que lo conducía a un acto de la Dirección General de Tráfico. Una vez más ha demostrado el tipo de persona (despreciable) que es.

Como se observa en el video superior, el rey ha propinado un puñetazo en el hombro a su empleado como si fuera un siervo medieval. No deja de ser esperpéntico, pues en realidad es el chófer con sus impuestos, como el resto de españoles,  quien paga el sueldo del Borbón, a pesar de que su único mérito para ejercer la Jefatura del Estado es haber sido un lameculos franquista durante años.

Es vergonzoso que el rey actúe impunemente contra un trabajador y que los medios de comunicación (los pocos que no lo censuran) lo tomen como una divertida anécdota, como si fuera legítimo  humillar en público a un empleado. Este comportamiento pone en evidencia la posición servil de los periodistas españoles ante la oligarquía procedente del franquismo.

La monarquía, por mucho que el establishment político, mediático y económico intente legitimarla, no tiene ningún sentido. Es una institución anacrónica y antidemocrática, una injusticia histórica que, por la dignidad y la soberanía del pueblo español, tiene que acabar cuanto antes.

El periodismo basura de La Razón

26 agosto, 2012

La derecha española está nerviosa. Las últimas acciones de desobediencia civil del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) han hecho que el diario La Razón emprenda una campaña de desprestigio contra sus miembros, y en particular contra el alcalde de Marinaleda Juan Manuel Sánchez Gordillo.

El director de La Razón, Paco Marhuenda, se ha convertido en el máximo exponente del periodismo basura. En sus portadas, al más puro estilo de los medios de propaganda totalitarios, busca cualquier resquicio para difamar y criminalizar  a todo aquel que luche en favor de la justicia social. Una buena forma de generar violencia o de justificar la represión estatal.

Para Marhuenda coger productos de primera necesidad para alimentar a los más necesitados, tarea de la que debería ocuparse su querido Gobierno, es el “terror comunista”.

Además, que un sindicalista pase un fin de semana en un hotel de cuatro estrellas es una información digna de portada.

Aunque  más ridícula todavía es su llamada al “patrioptimismo”…

La Razón no es más que un rotativo que utiliza el sensacionalismo exacerbado propio de la prensa rosa junto con un patriotismo de pacotilla. Todo ello con el objetivo de polarizar la sociedad, en un intento desesperado por vender ejemplares y espacios publicitarios en un mercado saturado de medios de derechas.

Su ridícula forma de llamar la atención ha tenido como resultado portadas esperpénticas en las que se ataca a cualquiera que muestre conciencia social, tal como ocurrió el 9 de mayo con los estudiantes que protestaron contra los recortes del Gobierno.

Para La Razón eran hechos noticiables, es decir, de interés público, los detalles personales de los estudiantes. Realmente da vergüenza ajena.

Todo esto ocurre cuando los directores de los medios de comunicación son personajes como Paco Marhuenda. Este señor, que trabajó para el Gobierno de Jose María Aznar, es el caso paradigmático de una persona sin dignidad. Todo un estómago agradecido que cumple su función de títere del Partido Popular, paseándose por tertulias televisivas y radiofónicas defendiendo a Rajoy y promoviendo el modelo de sociedad clasista que interesa a la derecha.

El panorama mediático español, lleno de periodistas sin moral al servicio de las élites político-económicas, es  la consecuencia del control de los medios de comunicación masiva por parte de los grandes grupos financieros y empresariales. El resultado, un oligopolio de basura informativa que tiene como objetivo mantener el statu quo de injusticia y desigualdad en la sociedad.

Terrorismo de Estado para acompañar los recortes (II parte)

14 julio, 2012

Miles de personas salieron ayer a las calles de varias ciudades españolas a protestar  contra los recortes. En Madrid los manifestantes acudieron a las sedes del PP y el PSOE, en un claro acto de rebeldía y de indignación ante los dos grandes partidos políticos y el sistema bipartidista que forman.

Como de costumbre, la táctica policial fue la represión violenta para amedrentar a la ciudadanía. Los antidisturbios cargaron de forma indiscriminada contra los manifestantes en Génova y Ferraz.

La indefensión de la ciudadanía ante los antidisturbios mercenarios del Estado es propia de la dictadura encubierta en la que se ha convertido nuestra democracia. Un sistema corrompido por los intereses capitalistas y por el control del 99% de los medios de comunicación por parte de la oligarquía política española, una clase elitista incapaz de identificarse con los problemas de los ciudadanos de a pie que utiliza el terrorismo de Estado para mantener sus privilegios.

 

“Fatimagate”, quien calla otorga

3 julio, 2012

El periódico El País publicó ayer una información en la que acusa a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, de filtrar a los medios información confidencial sobre un ERE realizado por el PSOE. Aunque parezca mentira, todavía nadie ha hablado para desmentir las acusaciones.

Es más, Fátima Báñez se ha limitado a hablar de las cifras de paro en un acto público y ha salido corriendo en cuanto ha visto a una periodista que le preguntaba por el asunto. ¡Menuda transparencia! Se nota que la ministra tiene un buen maestro en Mariano Rajoy en eso de salir huyendo de los periodistas sin dar la cara.

En cualquier país serio  o en cualquier democracía eficaz, un gobernante habría aclarado rápidamente su implicación en un asunto tan grave como es utilizar su cargo público para perjudicar a sus oponentes políticos. Pero aquí también “Spain is different”.

No sólo llama la atención la actitud cobarde de un miembro de este Gobierno, pues es algo habitual que falten al respeto a los ciudadanos sin ningún pudor. Es aún más llamativa la actitud de los medios de comunicación, que ni siquiera ejercen presión sobre la ministra para que hable, sólo se ocupan de la celebración de la Eurocopa.

Todo ello muestra la repugnante red de relaciones de dependencia existente entre los partidos políticos y los medios de comunicación. Ambos se apoyan mutuamente con el fin de perpetuar su posición dominante sobre la sociedad. Todo un ejercicio de corrupción que perjudica los intereses de la ciudadanía y contribuye al mantenimiento de un sistema en el que la democracia, en cuanto a poder del pueblo, brilla por su ausencia.

La selección española y los medios de alienación masiva

3 julio, 2012

Sí, la selección española de fútbol ha ganado la Eurocopa. Pero, aunque viendo la televisión y  leyendo los periódicos lo parezca, los graves problemas  no se han esfumado de la noche a la mañana. España sigue siendo la campeona de Europa en desempleo.

Desde los grandes medios de comunicación ha habido estos días una campaña de alienación masiva de la población. Las televisiones nacionales y los periódicos rancios han promovido un “atontamiento” general en la sociedad mediante una cobertura distorsionada de la realidad.

Es increíble que las grandes cadenas de televisión de este país hayan dedicado horas enteras de su programación para transmitir la celebración de la selección española, cuando no dedican ni un minuto a los temas que afectan de verdad a la vida de los ciudadanos.

Por poner un ejempo, ¿cuántas televisiones retransmitieron en directo el desalojo de la catedral de la Almudena? Ninguna. En este país no es noticia que familias de deshauciados se refugien en una iglesia y que Rouco Varela, máximo dirigente de la Conferencia Episcopal, pida a la policía que los desaloje.

Esta claro que los medios de comunicación de España son un instrumento en manos de los poderes económicos y políticos, interesados en desviar la atención de los problemas cívicos hacia elementos superficiales y emotivos. Para esto nada mejor que el fútbol, el arma más eficaz para mantener sumisa a la plebe. Si a esto le añadimos campañas de nacionalismo exacerbado tenemos el opio  perfecto para el pueblo.

Resulta vergonzoso que Mariano Rajoy no ofrezca ninguna entrevista a ningún periodista serio para dar la cara ante los ciudadanos. Sin embargo, cuando acabó la final de la Eurocopa concedió una entrevista a Sara Carbonero para hablar exclusivamente de la selección de fútbol. Lo mismo ocurrió con el príncipe Felipe y Juanma Castaño. Estas entrevistas son el ejempo más claro de corrupción periodística en forma de sumisión servil al poder, con unos periodistas (aunque ni siquiera merezcan este calificativo) que se limitaron a hacer la pelota sin ningún rubor a sus interlocutores.

A los políticos  y a las grandes fortunas les interesa una ciudadanía apolítica, al margen de los problemas públicos, indiferente a la incompetencia y a la corrupción. Por ello, los medios de comunicación a su servicio sólo promueven la incultura, por no decir la estupidez, entre la población.

De ahí la continúa “heroización” de los deportistas que se lleva a cabo desde los medios. Eso sí, se trata siempre de deportistas que se comportan como peleles en manos de los políticos y de la Casa Real, siempre dispuestos a utilizar sus triunfos para afirmar su dominación. En cambio se criminaliza y se silencia a todos los ciudadanos que piden un cambio profundo en este sistema.

Qué más da que suban el precio de los medicamentos y de la educación, que se reprima física y económicamente todo movimiento cívico alternativo, que la Comunidad Valenciana haya sufrido los recortes en prevención de incendios o que no haya democracia. Lo importante es que somos españoles y campeones de la Eurocopa…

El Gran Wyoming en estado puro

26 junio, 2012

El Gran Wyoming (José Miguel Monzón) participó el 22 de junio en la localidad madrileña de Alcalá de Henares en un acto en contra de los recortes en sanidad y educación.

En su intervención, Wyoming habló sin pelos en la lengua de la situación que vive España. Todo un acto de valentía en el que el presentador de televisión manifestó de forma contundente su visión de la crisis, los recortes, el rescate, los medios de comunicación y la clase política.


Es algo muy raro en España ver a un personaje famoso mostrar sus inquietudes políticas sin tapujos y posicionarse de forma tan clara en contra de los poderes establecidos. Vivimos en una sociedad mediatizada hacia la superficialidad y el espectáculo, en la que la gente admira a los deportistas por encima de todo y en la que los grandes medios de comunicación representan los intereses de las altas esferas económicas y políticas, en lugar de los de los ciudadanos.

¿Cuándo alguno de los deportistas de éxito tan admirados por la sociedad española va a defender al pueblo ante los abusos de los poderes económicos?

La triste realidad es que los héroes de nuestro tiempo son en su mayoría personas sin conciencia social, acomodadas en un nivel  de vida estratosférico que no muestran ningún tipo de solidaridad con el resto de la sociedad.

No hay más que ver a deportistas de nivel excepcional como Rafa Nadal, Pau Gasol, Fernando Alonso o los futbolistas de la selección de fútbol, que dejan que personajes privilegiados, ya sean los políticos de turno o los miembros de la Casa Real, utilicen sus triunfos en su propio beneficio.

A todos estos deportistas hay que exigirles menos patriotismo de pacotilla con la bandera española y más solidaridad con el pueblo español.

Cobarde Rubalcaba

16 abril, 2012

Esta mañana el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha acudido a Los desayunos de TVE. Como era de esperar, y a pesar de la insistencia de la presentadora Ana Pastor, Rubalcaba ha evitado culaquier crítica a la monarquía y a la figura del rey Juan Carlos.

La actitud de Rubalcaba no puede ser más cobarde, se ampara en la lealtad institucional para no criticar lo indefendible para la mayor parte de la sociedad española. Parece que el ex vicepresidente del Gobierno no se ha enterado de que en democracia los partidos políticos tienen la obligación de dar su opinión a los ciudadanos, no a los monarcas.

La falta de transparencia de Rubalcaba no hace más que empeorar la imagen del PSOE, que ya está bastante deteriorada. Es humillante ver cuál es la alternativa política mayoritaria al Partido Popular en este país.

El silencio del PP es comprensible y no sorprende en absoluto, pues es su política habitual de ocultación de información a la ciudadanía, y con la monarquía no iban a actuar de forma diferente, por algo son la formación política heredera del aparato franquista.

Tomás Gómez y Patxi López han sido los únicos miembros destacados del PSOE que se han atrevido a criticar el comportamiento repugnante del monarca. Pero claro, ni por asomo han llegado a denunciar la injusticia histórica que supone la supervivencia de una institución tan corrupta como la monarquía.

El PSOE ha aceptado una monarquía directamente heredera del franquismo como una institución perpetua para España. Con esta forma de actuar, es cada vez más evidente que el PSOE dejó de ser un partido de izquierdas hace mucho tiempo. Es simplemente un partido conservador corrompido por el poder y aferrado al statu quo y a sus instituciones, por muy denigrantes que sean para el pueblo español.

Por el bien de todos, el PSOE debería dejar paso a una fuerza política progresista que represente realmente a la izquierda de este país.

El rey Juan Carlos y la corrupción del sistema

14 abril, 2012

Un país en crisis. Más de cinco millones de parados. Largas colas en los comedores sociales. Recortes en los servicios básicos. El rey Juan Carlos, después de declarar que le quita el sueño el desempleo de los españoles, se va de cacería a Botsuana y se rompe la cadera. Todo esto el 14 de abril, 81 años después de la proclamación de la II República.

No puede ser una situación más esperpéntica. La población luchando cada día por llegar a fin de mes mientras todos los españoles financiamos las aventuras del sucesor de Franco. El colmo de la irracionalidad.

Imagen del rey colgada en la web de Rann Safaris en 2006         Imagen de 2006 colgada en la web de Rann Safaris

El módico precio que  cuesta una licencia de caza de un elefante en el país africano es de 37.000 euros, de 36.000 euros la de un león y de 23.000 euros la de un búfalo. Nada que una sociedad sin valores no pueda soportar. Además, a este paso dentro de nada será más caro coger el metro.

Todo cuando en España, según Caritas, el 22% de los hogares viven por debajo del umbral de la pobreza y hay 11,5 milones de personas en riesgo de exclusión social.

Por supuesto, el debate en torno a la decencia de la monarquía como forma de Estado, a pesar de haber sido instaurada por un dictador que acabó con uno de los regímenes democráticos más avanzados de su época, no se ve en los medios de comunicación convencionales.

Los informativos se limitan a dar detalles de la operación de Juan Carlos y de su estado de salud, sin criticar ni por asomo su conducta deplorable. Del PP y del PSOE, partido en teoría republicano, tampoco se puede esperar nada. Las críticas a la monarquía sólo tienen cabida en Internet, donde se atisba una verdadera libertad de expresión.

El lunes en las tertulias políticas oiremos las típicas opiniones que se escuchan en la televisión y en la radio sobre la Corona:” ¡Qué campechano que es el rey!”, “la monarquía cuesta menos en España que en otros países”, “el rey ha hecho mucho por la democracia”… En fin, continuará la manipulación mediática financiada por los grandes grupos económicos gracias a unos “periodistillas” que en lugar de representar los intereses de la ciudadanía, sólo son protavoces de las altas esferas corruptas del sistema.