Posts Tagged ‘Monarquía’

“Jaque al rey”

28 septiembre, 2013

Hoy se celebra una gran manifestación en Madrid denominada “Jaque al rey”. La marcha, organizada por la Coordinadora 25S, finalizará con una concentración frente al Palacio Real.

estc3a1n-de-camino

En su manifiesto, los organizadores exigen “la abolición de la monarquía, una institución arcaica, clasista y antidemocrática; una institución impuesta por deseo expreso del dictador Francisco Franco”.

Como es costumbre, el Estado ha puesto en marcha sus acciones represivas contra la libertad expresión. El Gobierno ha invitado a irse a seis observadores de la OSCE que pretendían  evaluar el derecho de reunión y manifestación en nuestro país con motivo del “Jaque al rey”.

Además, la policía ya ha desplazado a unos 1.400 antidisturbios para cubrir la jornada y ha registrado varios autobuses de participantes.Todo para proteger a una institución  corrupta que sólo representa a las clases privilegiadas de este país.

Por mucho que le pese al establishment de este país, la ciudadanía ya no soporta privilegios de ningún tipo. La monarquía es antidemocrática e ilegítima por definición, y como tal tiene que acabar para dar paso a una república democrática que devuelva el poder a los ciudadanos.

Casta de parásitos

1 mayo, 2013

España tiene 6.202.700 parados según la última EPA, con unas tres millones de personas en situación de extrema pobreza. Vivimos en el país de la Unión Europea con mayor tasa de desigualdad, sin embargo, mientras miles de familias no tienen más remedio que sobrevivir sin apenas recursos, tenemos una casta de parásitos que viven a costa del pueblo español.

La situación dramática del país no ha impedido a los príncipes irse de fiesta a la ostentosa coronación de Guillermo de Holanda, un acto importantísimo para nuestro país en el que las aristocracias del mundo se reunieron para celebrar  su supervivencia como clase privilegiada.

CENA DE GALA OFRECIDA POR LA REINA BEATRIZ DE HOLANDA

Por supuesto no sabemos el coste de la asistencia de Felipe y Letizia, para que luego intenten hacernos creer que la Casa Real quiere transparencia. Lo que sí han contado es que la princesa llevó puesta la tiara que Franco regaló a la reina Sofía, una muestra del orgullo que les produce el origen dictatorial de la restauración borbónica.

Mientras tanto el rey Juan Carlos se lo pasó en grande en el Santiago Bernabéu viendo el fútbol en el palco junto a su amigo Florentino Pérez, un español como otro cualquiera con unos cuantos millones de euros de patrimonio, requisito indispensable para contar con el apoyo del monarca.

A pesar de la corrupción de la monarquía, quizás el mayor reflejo de la putrefacción del establishment español son los sobresueldos del Partido Popular (según Carlos Floriano son simplemente sueldos, en plural).  El partido ha reconocido que compensa a sus cargos públicos con otro sueldo, es decir que cobran dos sueldos públicos porque si no, como simples parlamentarios o presidentes de comunidad autónoma ganarían muy poco.

Todo mientras el Gobierno no hace más que recortar en gasto social, condenando a la población más desfavorecida al exilio o, en los casos más extremos, al suicidio. Al fin y al cabo la austeridad y los sacrificios son para los pobres que han vivido por encima de sus posibilidades cobrando menos de 1000 euros y queriendo acceder a sanidad y educación.

En el capítulo de vividores made in Spain no pueden faltar los banqueros. La palma se la lleva Alfredo Sáenz, el consejero delegado del Banco Santander que indultó Zapatero al final de su mandato. El “bueno” de Sáenz ha dimitido antes de que lo inhabilite el Supremo por delincuente, llevándose una pensión de 88´1 millones de euros, un  buen premio para un especialista en encasquetar preferentes y desahuciar a familias.

Desgraciadamente tenemos una casta que ha abusado de su control institucional para enriquecerse a costa del pueblo. Una sociedad con una grave crisis de valores éticos ha permitido su desarrollo, que ha tenido como resultado la gran crisis política y económica que vive España.

La corrupción se ha impuesto a la justicia social, y ya es hora de que la sociedad tome conciencia del problema e invierta la ecuación. Es necesaria una rebelión ciudadana contra las cadenas impuestas por un sistema institucional elitista en el que el bipartidismo y los medios de comunicación han difundido como único discurso que la crisis es un fenómeno coyuntural, sin culpables a los que pedir cuentas.

Hace falta una ola de empoderamiento ciudadano contra la corrupción del sistema político-mediático español, un proceso que nos lleve a una democracia social y participativa en la que el pueblo fiscalice y controle la función pública con exigencia y regularidad, acabando así con la casta formada por la monarquía, los políticos y los medios de comunicación al servicio del capital y poniendo la economía al servicio del bien común.

A la caza del juez Castro

5 abril, 2013

El juez José Castro se ha atrevido a imputar a la infanta Cristina, algo que no se puede tolerar en un país en el que la monarquía parece intocable por muy corrupta sea. Por eso, la maquinaria político-mediática conservadora ha iniciado una campaña de desprestigio contra el magistrado.

La Casa Real ha criticado abiertamente la imputación, pisoteando la supuesta independencia de la monarquía respecto a los poderes del Estado.

Los ataques a la independencia judicial vienen también del PP, que ha calificado a Castro como “juez estrella” con el fin de descalificar su actuación, algo comprensible ya que los principales emisores de dinero público a Iñaki Urdangarin fueron la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares (gobernadas por los populares).

Como siempre, para sostener los intereses de la oligarquía poderosa están los medios de comunicación de turno. No hay más que ver las críticas al juez Castro de las portadas de los “prestigiosos” periódicos La Razón y ABC.

larazon_750abc_750

Una vez más ambos diarios son meros títeres de la ejemplar monarquía española (la misma de la que no sabemos todavía si ha regularizado la herencia de Juan de Borbón o continúa en Suiza).

También está la versión más light de defensa de la monarquía, la que intenta salvarla vendiendo al príncipe Felipe como un gran hombre de Estado (ahora va a resultar que escribe sus propios discursos…), vamos que con él la monarquía molaría mucho más. Es el caso de El País y El Mundo.

 elpais_750elmundo_750

Es evidente que, por mucho que la ciudadanía o algunos jueces lo quieran, la justicia no es igual para todos. Un ejemplo de ello es el recurso del fiscal anticorrupción de Baleares a la imputación de la infanta Cristina, a pesar de los 14 indicios que Castro señala en su auto, algo verdaderamente insólito.

La monarquía continúa gozando de privilegios y de poderes injustificables en una sociedad democrática. No se puede permitir que un Gobierno, como el de Mariano Rajoy (supuestamente soberano), tenga que negociar con la Casa Real su inclusión y los términos de la misma en la ley de transparencia.

Es inconcebible para la ciudadanía que haya una institución por encima del resto, es una situación antidemocrática amparada por PP y PSOE durante los últimos 35 años que hace necesario un referéndum para que el pueblo español acabe por fin con la monarquía y  emprenda un proceso constituyente hacia una república social y democrática.

Patética entrevista al rey Juan Carlos en TVE

5 enero, 2013

La Casa Real, en su intento por lavar la cara a una institución ilegítima e irracional, ha entrado en una fase continua de patetismo. La entrevista (aunque no merezca tal calificativo) de Jesús Hermida al rey Juan Carlos ha sido una pantomima realmente ridícula.

El comienzo no pudo ser más calamitoso, con el director de informativos de TVE, Julio Somoano (ese sujeto a sueldo y servicio del PP), presentando una entrevista histórica para el futuro de la monarquía. La charla no ha sido más que una sesión de peloteo continua, un montaje en el que las preguntas y las respuestas estaban preparadas de antemano, todo un escenario de falsedad e hipocresía para que Juan Carlos diera su discursito banal e insignificante de siempre.

Es un escándalo que se use la televisión pública, financiada con los impuestos de todos los ciudadanos, para unos actos patéticos de propaganda destinados a perpetuar en el poder al rey Juan Carlos y a la monarquía, que ya cuestan por sí solos gran cantidad de recursos que deberían destinarse a cubrir las necesidades de la gente que lo está pasando peor.

El rey Juan Carlos se atreve a dar lecciones de conducta a la ciudadanía

18 septiembre, 2012

Increíble pero cierto. El rey Juan Carlos, no conformándose con vivir de forma lujosa a costa del pueblo, ha publicado una carta en la que define la actitud que la ciudadanía ha de tener en tiempos de crisis.

El rey apela a los valores de la transición para justificar la sumisión ante la injusticia y la tiranía que suponen los recortes de Rajoy. Además, tras la manifestación independentista de la Diada, llama a mantener la unidad de todos, claro, unidad en torno a quien le mantenga viviendo del cuento…

Un sujeto de la catadura moral de Juan Carlos no es, ni mucho menos, el más idóneo para dar lecciones de conducta. No es nadie para discutir el derecho cívico a manifestarse contra la tiranía de un Gobireno ilegítimo por sus mentiras, igual que la Corona es ilegítima por su propia naturaleza, incompatible con un sistema democrático, y por su pasado de apoyo al franquismo.

Ya es hora de acabar con la gran mentira, sostenida por los partidos mayoritarios y los medios de comunicación a su servicio, de que la transición fue un proceso histórico modélico, pues supuso, gracias a la vergonzosa claudicación de la izquierda, la perpetuación en el poder político y económico de la oligarquía franquista. Hay que sustituir los valores de dominación y sumisión a las élites que triunfaron entonces por  valores realmente democráticos.

La soberanía popular radica en el derecho a decidir del pueblo. Por mucho que al rey franquista le moleste, serán los ciudadanos los que, tarde o temprano, tengan que votar si quieren una monarquía corrupta o una república democrática en la que nadie les pueda imponer medidas contrarias al interés general.

Por cierto, según la carta del Borbón estos son los valores que hay que seguir: “el trabajo, el esfuerzo, el mérito, la generosidad, el diálogo, el imperativo ético, el sacrificio de los intereses particulares en aras del interés general, la renuncia a la verdad en exclusiva“. Él no ha practicado ninguno de ellos en toda su vida…

El rey Juan Carlos golpea a su chófer

30 agosto, 2012

El rey Juan Carlos ha abroncado y golpeado al chófer que lo conducía a un acto de la Dirección General de Tráfico. Una vez más ha demostrado el tipo de persona (despreciable) que es.

Como se observa en el video superior, el rey ha propinado un puñetazo en el hombro a su empleado como si fuera un siervo medieval. No deja de ser esperpéntico, pues en realidad es el chófer con sus impuestos, como el resto de españoles,  quien paga el sueldo del Borbón, a pesar de que su único mérito para ejercer la Jefatura del Estado es haber sido un lameculos franquista durante años.

Es vergonzoso que el rey actúe impunemente contra un trabajador y que los medios de comunicación (los pocos que no lo censuran) lo tomen como una divertida anécdota, como si fuera legítimo  humillar en público a un empleado. Este comportamiento pone en evidencia la posición servil de los periodistas españoles ante la oligarquía procedente del franquismo.

La monarquía, por mucho que el establishment político, mediático y económico intente legitimarla, no tiene ningún sentido. Es una institución anacrónica y antidemocrática, una injusticia histórica que, por la dignidad y la soberanía del pueblo español, tiene que acabar cuanto antes.

Cobarde Rubalcaba

16 abril, 2012

Esta mañana el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha acudido a Los desayunos de TVE. Como era de esperar, y a pesar de la insistencia de la presentadora Ana Pastor, Rubalcaba ha evitado culaquier crítica a la monarquía y a la figura del rey Juan Carlos.

La actitud de Rubalcaba no puede ser más cobarde, se ampara en la lealtad institucional para no criticar lo indefendible para la mayor parte de la sociedad española. Parece que el ex vicepresidente del Gobierno no se ha enterado de que en democracia los partidos políticos tienen la obligación de dar su opinión a los ciudadanos, no a los monarcas.

La falta de transparencia de Rubalcaba no hace más que empeorar la imagen del PSOE, que ya está bastante deteriorada. Es humillante ver cuál es la alternativa política mayoritaria al Partido Popular en este país.

El silencio del PP es comprensible y no sorprende en absoluto, pues es su política habitual de ocultación de información a la ciudadanía, y con la monarquía no iban a actuar de forma diferente, por algo son la formación política heredera del aparato franquista.

Tomás Gómez y Patxi López han sido los únicos miembros destacados del PSOE que se han atrevido a criticar el comportamiento repugnante del monarca. Pero claro, ni por asomo han llegado a denunciar la injusticia histórica que supone la supervivencia de una institución tan corrupta como la monarquía.

El PSOE ha aceptado una monarquía directamente heredera del franquismo como una institución perpetua para España. Con esta forma de actuar, es cada vez más evidente que el PSOE dejó de ser un partido de izquierdas hace mucho tiempo. Es simplemente un partido conservador corrompido por el poder y aferrado al statu quo y a sus instituciones, por muy denigrantes que sean para el pueblo español.

Por el bien de todos, el PSOE debería dejar paso a una fuerza política progresista que represente realmente a la izquierda de este país.

El rey Juan Carlos y la corrupción del sistema

14 abril, 2012

Un país en crisis. Más de cinco millones de parados. Largas colas en los comedores sociales. Recortes en los servicios básicos. El rey Juan Carlos, después de declarar que le quita el sueño el desempleo de los españoles, se va de cacería a Botsuana y se rompe la cadera. Todo esto el 14 de abril, 81 años después de la proclamación de la II República.

No puede ser una situación más esperpéntica. La población luchando cada día por llegar a fin de mes mientras todos los españoles financiamos las aventuras del sucesor de Franco. El colmo de la irracionalidad.

Imagen del rey colgada en la web de Rann Safaris en 2006         Imagen de 2006 colgada en la web de Rann Safaris

El módico precio que  cuesta una licencia de caza de un elefante en el país africano es de 37.000 euros, de 36.000 euros la de un león y de 23.000 euros la de un búfalo. Nada que una sociedad sin valores no pueda soportar. Además, a este paso dentro de nada será más caro coger el metro.

Todo cuando en España, según Caritas, el 22% de los hogares viven por debajo del umbral de la pobreza y hay 11,5 milones de personas en riesgo de exclusión social.

Por supuesto, el debate en torno a la decencia de la monarquía como forma de Estado, a pesar de haber sido instaurada por un dictador que acabó con uno de los regímenes democráticos más avanzados de su época, no se ve en los medios de comunicación convencionales.

Los informativos se limitan a dar detalles de la operación de Juan Carlos y de su estado de salud, sin criticar ni por asomo su conducta deplorable. Del PP y del PSOE, partido en teoría republicano, tampoco se puede esperar nada. Las críticas a la monarquía sólo tienen cabida en Internet, donde se atisba una verdadera libertad de expresión.

El lunes en las tertulias políticas oiremos las típicas opiniones que se escuchan en la televisión y en la radio sobre la Corona:” ¡Qué campechano que es el rey!”, “la monarquía cuesta menos en España que en otros países”, “el rey ha hecho mucho por la democracia”… En fin, continuará la manipulación mediática financiada por los grandes grupos económicos gracias a unos “periodistillas” que en lugar de representar los intereses de la ciudadanía, sólo son protavoces de las altas esferas corruptas del sistema.

Mentiras monárquicas: ¡el Rey no duerme por el paro juvenil!

14 marzo, 2012

Nueva maniobra de propaganda monárquica. El rey Juan Carlos ha comunicado su preocupación por el desempleo juvenil. En un comentario “superespontáneo” el monarca ha declarado que le quita el sueño que la mitad de los jóvenes estén sin trabajo. Muy bueno el chiste…

Ahora resulta que el bribón de Juan Carlos  se desvive por el bienestar de los españoles, pero no le quita el sueño cobrar 292.752 euros anuales el solito, que por no hacer nada y ostentar un cargo público sin ninguna legitimidad para hacerlo no está nada mal.

Sólo falta que nos digan que el rey no dormía cuando acompañaba a Francisco Franco en sus actos de exaltación fascista, o cuando juró los Principios Generales del Movimiento Nacional  y legitimó el golpe de Estado de 1936 ante las cortes franquistas.

Entonces el rey podía dormir a pesar de los millones de españoles asesinados, desaparecidos y detenidos por la dictadura a la que tanto apoyó.

En definitiva, Juan Carlos no es más que un hombre sin escrúpulos, capaz de cualquier maniobra para mantener su posición de poder económico y su situación de usurpación de la jefatura del Estado.

Juan Carlos no tiene ningún derecho a representar a los españoles, a pesar de que los medios de comunicación nos intenten vender que es una gran demócrata que devolvió la soberanía al pueblo. La única realidad es que la monarquía no es más que la prolongación del franquismo en la historia de nuestro país.

El pueblo español habrá recuperado su soberanía cuando sea libre de  decidir quien ocupa la jefatura del Estado. Hasta entonces sólo habrá una pseudodemocracia que no es más que una farsa.

Unos tanto y otros tan poco…

28 diciembre, 2011

Hoy 28 de diciembre han tenido lugar dos noticias que deberían hacer reflexionar a la sociedad española.

El nuevo Gobierno del Partido Popular ha anunciado que va a congelar el salario mínimo interprofesional, situado en 641,40 euros mensuales. Qué casualidad que durante la campaña electoral se le olvidó a Mariano Rajoy mencionar esta medida. Eso sí, no reparó en críticas al Ejecutivo de Zapatero por tomar medidas similares con las pensiones.

No han tardado ni una semana en sacar la tijera de los recortes contra las rentas más bajas, a pesar de que el salario mínimo español es el segundo más bajo de la zona euro, sólo por detrás del portugués.

Por si esto  fuera poco, también hoy la Casa Real ha publicado en su pagina web el desglose presupuestario de los  8.434.280 euros que recibió en 2011 de los Presupuestos Generales del Estado.

Con mucho orgullo por publicar voluntariamente este desglose por primera vez desde 1979, no por responsabilidad ante los ciudadanos, sino al escándalo de Iñaki Urdangarin, nos muestran el salario de los trabajadores infatigables que forman la Familia Real:

“Su Majestad el Rey percibe del presupuesto global de la Casa 292.752 euros anuales, en concepto de dotación y gastos de representación.

Su Alteza Real el príncipe de Asturias percibe la mitad de dicha cantidad (146.375,50 euros).

Su Majestad la Reina, Su Alteza Real la Princesa de Asturias, y las Infantas Doña Elena y Doña Cristina no tienen asignación fija. Únicamente se les asignan gastos de representación en proporción y cuantía variable cada año. El conjunto de esta partida, en el 2011, no podrá superar los 375.000 euros.”

Casi nada. Mientras en España hay 4.420.462 parados y miles de personas viviendo en la calle el Rey Juan Carlos cobra 24.396 euros mensuales, ¡813 euros al día!, más que el salario mínimo de un trabajador.  El Príncipe Felipe, pobrecito, se tiene que conformar con la mitad.

Y encima dice el comunicado que las cuentas se elaboran bajo criterios de “austeridad y eficacia”. Esto sí que es moralmente inaceptable para un país.