Posts Tagged ‘pobreza’

Marca España 2013

31 diciembre, 2013

El año 2013 ha sido nefasto para la mayoría de los españoles. Si entendemos como Marca España la imagen que ofrece el país al exterior, durante este periodo, por desgracia, nuestras señas de identidad han sido temas como la pobreza, la corrupción y la represión.

Corrupción

El caso Bárcenas ha destapado la trama de corrupción en la que ha estado inmerso el Partido Popular durante los últimos años. Todo parece indicar que la financiación irregular y el reparto de dinero negro han funcionado de manera sistemática en Génova 13 y en algunas sedes provinciales del PP, a pesar de que quieran vendernos que todo ha sido obra de una manzana podrida que actuaba en solitario.

Los SMS entre Rajoy y Bárcenas, en los que el presidente mostraba su apoyo al ex tesorero una vez que se sabía que éste tenía dinero en Suiza, son un ejemplo de la complicidad del PP con la corrupción. Que este escándalo no haya provocado la caída del Gobierno demuestra la falta de calidad de nuestra democracia.

Además del famoso “Luis, sé fuerte” de Rajoy, se podrían hablar de muchos más casos en los que la justicia se ha puesto, de forma más que sospechosa, del lado de los presuntos corruptos (infanta Cristina, Blesa, el ático de Ignacio González…).

Represión

El Gobierno ha optado por la violencia para asustar a la ciudadanía e imponer sus políticas. Esta actitud abarca desde la modificación de la legislación para impedir el ejercicio del derecho a manifestación mediante multas desorbitadas, hasta la represión policial contra los que protesten en la calle.

El último ejemplo lo vivimos en las concentraciones contra la ley del aborto, donde los policías agredieron a las mujeres que se reunieron para manifestar su rechazo a la misma.

Pobreza

España tiene a un 20,7% de la población por debajo del umbral de la pobreza y es el país de la Unión Europea con mayor índice de desigualdad. Mientras el número de millonarios crece, sube el precio de servicios esenciales como la luz, el transporte público o los medicamentos.

Una muestra de la situación actual del país es el éxito del documental No Job Land, que refleja la situación de precariedad en la que viven muchas familias españolas.

Futuro

Dada la insensibilidad que muestra el Gobierno ante los problemas y el sufrimiento que sus políticas causan en la gente, parece difícil mirar con optimismo al 2014. El devenir de España dependerá mucho de la presión social que la ciudadanía muestre en la calle, así como del resultado de las elecciones europeas, algo ciertamente imprevisible en estos momentos. Como diría Josep Fontana, el futuro es un país extraño.

Anuncios

Los miserables

8 agosto, 2013

El portavoz adjunto del Partido Popular en el Congreso, Rafael Hernando, se ha atrevido a  decir que la responsabilidad de que los niños pasen hambre es de sus padres. Este señor debe ignorar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que reconoce en los Estados la obligación de proporcionar a la población las condiciones materiales mínimas para su subsistencia. La culpa de que la tasa de pobreza en España sea del 21,8% (de las más altas de la Unión Europea) es del Gobierno que permite esta situación.

Lo que demuestran las chulescas declaraciones de Hernando es que el PP ha alcanzado un nivel de desfachatez sin igual, sus integrantes ya ni siquiera disimulan su desprecio a la ciudadanía. Al contrario, estos patriotas de pacotilla que usan a Gibraltar para desviar la atención de la corrupción en la que viven, hacen gala de su soberbia y su cinismo sin ningún reparo para reírse de la democracia y del pueblo español.

Estos miserables se llenan los bolsillos de dinero público mientras favorecen los intereses de la minoría más poderosa y promueven la precariedad más absoluta en el resto de la población. Es un crimen que millones de parados  no reciban ninguna prestación y se regalen millones de euros a la banca y a fabricantes de armamento. Sin ir más lejos, en las últimas semanas el FROB ha dado por perdidos 36.000 millones de euros. Para que luego digan que no hay dinero para los desempleados, para educación y para sanidad.

Los liberales del PP nos quieren hacer creer que el Estado no tiene ninguna responsabilidad con la población, sin embargo, se sirven de los recursos públicos para enriquecerse y establecerse en las instituciones de forma permanente con la complicidad de sus medios de comunicación, que criminalizan a los que denuncian  la injusticia social en la que vivimos, casos como el 15-M, la PAH o el SAT, ejemplos de lucha popular por el bien de los más desfavorecidos que deberían ser referentes morales en nuestro país. Sin embargo, el egoísmo y el individualismo son los valores supremos de la derecha, cualquiera que se salga de su guión establecido es ETA.

Desgraciadamente, a día de hoy, los que mandan en España con un poder absoluto, sin rendición de cuentas ante la ciudadanía, son los inmorales, los que engañan en las campañas electorales, los que cobran sobresueldos de dinero público (de justicia según ellos), los que se mandan SMS de apoyo con evasores fiscales o los que cobran dietas de alojamiento de 1.823 euros mensuales pese a tener viviendas en propiedad en Madrid, como el propio Hernando.

El gobierno de los miserables tiene que acabar y el poder tiene que cambiar de bando. Eso sí es de justicia.

Por una renta básica

26 junio, 2013

El artículo 25.1. de la Declaración Universal de Derechos Humanos dice así:

“Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.”

¿Se cumple esto en nuestro país? Es evidente que no. En España hay más de 2 millones de parados que no reciben ninguna prestación del Estado, lo que provoca unos niveles de miseria alarmantes: el 21,8% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Todo un crimen contra la dignidad de las personas.

pobreza

Estamos ante una violación flagrante de los derechos humanos que, sorprendentemente, pasa desapercibida en los medios de comunicación mientras se dedican horas de cobertura y debates a asuntos banales o sensacionalistas, como el análisis pormenorizado de cada gesto del juicio a José Bretón.

La realidad es que en España, a diferencia de otros países europeos con mayor nivel de protección social, se trata a los desempleados como ciudadanos de segunda, sin una cobertura mínima de subsistencia, quedando a merced de la mendicidad salvo que la generosidad de familiares u organizaciones benéficas lo impidan.

Pero la caridad y la beneficencia, por muy loable que sean, no son la solución. Tal y como recogen la Declaración Universal de Derechos Humanos y nuestra propia Constitución, tener una vida digna es un derecho inquebrantable de cualquier ser humano, y conseguirlo pasa por una renta básica.

No se puede permitir que millones de ciudadanos queden excluidos de sus derechos por el mero hecho de no cumplir una serie de requisitos, decididos de forma arbitraria por la casta política, para recibir un subsidio. ¿Cómo puede una persona cubrir sus necesidades básicas sin recibir ningún tipo de ingreso?

Parece complicado que los millonarios dirigentes del PP, los que piden sacrificios mientras cobran varios sueldos públicos, vayan a actuar en defensa de la población, por lo que tendrá que ser la ciudadanía la que se movilice y consiga crear un debate público sobre este tema. Aunque suene difícil, la PAH o el 15-M han demostrado que se puede cambiar la mentalidad de la gente con la movilización popular.

En este sentido, ya se han puesto en marcha acciones como la iniciativa ciudadana europea por una renta básica universal, aceptada a trámite por la Comisión Europea, que recoge firmas vía internet. A nivel nacional, el Campamento Dignidad de Extremadura y el Frente Cívico Somos Mayoría han convocado una reunión el 1 de julio en Madrid para tratar la propuesta para una ILP de ámbito estatal por la renta básica de ciudadanía.

No nos queda más remedio que luchar por nuestros derechos, algo tan elemental como el derecho a una vida digna. No es una utopía, es algo de sentido común. No se puede permitir que se dediquen cantidades ingentes de fondos públicos a la banca, la monarquía o el ejército y al mismo tiempo se condene a la pobreza y a la exclusión social a millones de ciudadanos.

Por los derechos fundamentales del ser humano y en defensa de la dignidad:

¡Renta básica ya!

El rey Juan Carlos y la corrupción del sistema

14 abril, 2012

Un país en crisis. Más de cinco millones de parados. Largas colas en los comedores sociales. Recortes en los servicios básicos. El rey Juan Carlos, después de declarar que le quita el sueño el desempleo de los españoles, se va de cacería a Botsuana y se rompe la cadera. Todo esto el 14 de abril, 81 años después de la proclamación de la II República.

No puede ser una situación más esperpéntica. La población luchando cada día por llegar a fin de mes mientras todos los españoles financiamos las aventuras del sucesor de Franco. El colmo de la irracionalidad.

Imagen del rey colgada en la web de Rann Safaris en 2006         Imagen de 2006 colgada en la web de Rann Safaris

El módico precio que  cuesta una licencia de caza de un elefante en el país africano es de 37.000 euros, de 36.000 euros la de un león y de 23.000 euros la de un búfalo. Nada que una sociedad sin valores no pueda soportar. Además, a este paso dentro de nada será más caro coger el metro.

Todo cuando en España, según Caritas, el 22% de los hogares viven por debajo del umbral de la pobreza y hay 11,5 milones de personas en riesgo de exclusión social.

Por supuesto, el debate en torno a la decencia de la monarquía como forma de Estado, a pesar de haber sido instaurada por un dictador que acabó con uno de los regímenes democráticos más avanzados de su época, no se ve en los medios de comunicación convencionales.

Los informativos se limitan a dar detalles de la operación de Juan Carlos y de su estado de salud, sin criticar ni por asomo su conducta deplorable. Del PP y del PSOE, partido en teoría republicano, tampoco se puede esperar nada. Las críticas a la monarquía sólo tienen cabida en Internet, donde se atisba una verdadera libertad de expresión.

El lunes en las tertulias políticas oiremos las típicas opiniones que se escuchan en la televisión y en la radio sobre la Corona:” ¡Qué campechano que es el rey!”, “la monarquía cuesta menos en España que en otros países”, “el rey ha hecho mucho por la democracia”… En fin, continuará la manipulación mediática financiada por los grandes grupos económicos gracias a unos “periodistillas” que en lugar de representar los intereses de la ciudadanía, sólo son protavoces de las altas esferas corruptas del sistema.