Posts Tagged ‘prensa’

“Fatimagate”, quien calla otorga

3 julio, 2012

El periódico El País publicó ayer una información en la que acusa a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, de filtrar a los medios información confidencial sobre un ERE realizado por el PSOE. Aunque parezca mentira, todavía nadie ha hablado para desmentir las acusaciones.

Es más, Fátima Báñez se ha limitado a hablar de las cifras de paro en un acto público y ha salido corriendo en cuanto ha visto a una periodista que le preguntaba por el asunto. ¡Menuda transparencia! Se nota que la ministra tiene un buen maestro en Mariano Rajoy en eso de salir huyendo de los periodistas sin dar la cara.

En cualquier país serio  o en cualquier democracía eficaz, un gobernante habría aclarado rápidamente su implicación en un asunto tan grave como es utilizar su cargo público para perjudicar a sus oponentes políticos. Pero aquí también “Spain is different”.

No sólo llama la atención la actitud cobarde de un miembro de este Gobierno, pues es algo habitual que falten al respeto a los ciudadanos sin ningún pudor. Es aún más llamativa la actitud de los medios de comunicación, que ni siquiera ejercen presión sobre la ministra para que hable, sólo se ocupan de la celebración de la Eurocopa.

Todo ello muestra la repugnante red de relaciones de dependencia existente entre los partidos políticos y los medios de comunicación. Ambos se apoyan mutuamente con el fin de perpetuar su posición dominante sobre la sociedad. Todo un ejercicio de corrupción que perjudica los intereses de la ciudadanía y contribuye al mantenimiento de un sistema en el que la democracia, en cuanto a poder del pueblo, brilla por su ausencia.

Anuncios

La selección española y los medios de alienación masiva

3 julio, 2012

Sí, la selección española de fútbol ha ganado la Eurocopa. Pero, aunque viendo la televisión y  leyendo los periódicos lo parezca, los graves problemas  no se han esfumado de la noche a la mañana. España sigue siendo la campeona de Europa en desempleo.

Desde los grandes medios de comunicación ha habido estos días una campaña de alienación masiva de la población. Las televisiones nacionales y los periódicos rancios han promovido un “atontamiento” general en la sociedad mediante una cobertura distorsionada de la realidad.

Es increíble que las grandes cadenas de televisión de este país hayan dedicado horas enteras de su programación para transmitir la celebración de la selección española, cuando no dedican ni un minuto a los temas que afectan de verdad a la vida de los ciudadanos.

Por poner un ejempo, ¿cuántas televisiones retransmitieron en directo el desalojo de la catedral de la Almudena? Ninguna. En este país no es noticia que familias de deshauciados se refugien en una iglesia y que Rouco Varela, máximo dirigente de la Conferencia Episcopal, pida a la policía que los desaloje.

Esta claro que los medios de comunicación de España son un instrumento en manos de los poderes económicos y políticos, interesados en desviar la atención de los problemas cívicos hacia elementos superficiales y emotivos. Para esto nada mejor que el fútbol, el arma más eficaz para mantener sumisa a la plebe. Si a esto le añadimos campañas de nacionalismo exacerbado tenemos el opio  perfecto para el pueblo.

Resulta vergonzoso que Mariano Rajoy no ofrezca ninguna entrevista a ningún periodista serio para dar la cara ante los ciudadanos. Sin embargo, cuando acabó la final de la Eurocopa concedió una entrevista a Sara Carbonero para hablar exclusivamente de la selección de fútbol. Lo mismo ocurrió con el príncipe Felipe y Juanma Castaño. Estas entrevistas son el ejempo más claro de corrupción periodística en forma de sumisión servil al poder, con unos periodistas (aunque ni siquiera merezcan este calificativo) que se limitaron a hacer la pelota sin ningún rubor a sus interlocutores.

A los políticos  y a las grandes fortunas les interesa una ciudadanía apolítica, al margen de los problemas públicos, indiferente a la incompetencia y a la corrupción. Por ello, los medios de comunicación a su servicio sólo promueven la incultura, por no decir la estupidez, entre la población.

De ahí la continúa “heroización” de los deportistas que se lleva a cabo desde los medios. Eso sí, se trata siempre de deportistas que se comportan como peleles en manos de los políticos y de la Casa Real, siempre dispuestos a utilizar sus triunfos para afirmar su dominación. En cambio se criminaliza y se silencia a todos los ciudadanos que piden un cambio profundo en este sistema.

Qué más da que suban el precio de los medicamentos y de la educación, que se reprima física y económicamente todo movimiento cívico alternativo, que la Comunidad Valenciana haya sufrido los recortes en prevención de incendios o que no haya democracia. Lo importante es que somos españoles y campeones de la Eurocopa…

Adiós Público

25 febrero, 2012

El diario Público ha cerrado su publicación escrita por la falta de inversores. Esta noticia supone el fin del único periódico de gran tirada a nivel nacional de ideología claramente de izquierdas, si bien mantien su edición digital.

Esto abre el debate en torno a la libertad de expresión en las democracias capitalistas. La realidad es que la capacidad de transmitir la información a gran escala es directamente proporcional a la fuerza económica del potencial transmisor; con lo cual, la libertad propia de la democracia se convierte en una libertad teórica, que en la práctica sólo tienen los grandes emporios empresariales capaces de acumular grandes capitales.

¿Qué ocurre con esto? Que casualmente los que disponen del potencial económico suelen ser los grupos de derechas. Esto se ve reflejado en el panorama mediático español más que en cualquier otra democracia europea. Así, la mayoría de la prensa de este país difunde una ideología conservadora, destinada únicamente a mantener el equilibrio de poder, que en realidad no es más que un desequilibrio a su favor.

La misma situación que se da en la prensa se da en la radio y en la televisión, donde la TDT está inundada de medios ultraderechistas y las cadenas más progresistas han sido absorbidas por grupos más poderosos económicamente, como ocurrió con Cuatro y LaSexta.

Como resultado de la supeditación del mundo mediático al mundo económico, algo que también le ocurre al mundo político, se da la casi total dominción de la comunicación, y por tanto, de los marcos discursivos de la población por parte de los círculos de poder que dominan a las clases trabajadoras. Ejemplo de ello es la inmediata criminalización de cualquier protesta cívica (como los movimientos 15M o los estudiantiles de Valencia) que se produce de forma sistemática en los medios.

La única vía que queda para discursos alternativos a los mayoritarios (en su alcance aunque no en su origen) es Internet, que todavia no tiene alcance global en la sociedad. Esto condiciona el pensamiento de la sociedad en particular y de los ciudadanos en particular desde la infancia.

En el siguiente enlace, el escritor y economista Jose Luis Sampedro denuncia esta manipulación de las mentes, señalando la diferencia existente entre la libertad de expresión y la de pensamiento, sin la cual la primera no tiene ningún valor.
http://www.lasexta.com/media/swf/players/sextaon/player.swf

Menuda prensa la de España…

8 octubre, 2011

Ni la crisis económica, ni el paro, ni el escudo antimisiles de la OTAN, ni los recortes y las huelgas en sanidad o educación, ni siquiera la muerte de Steve Jobs. Ninguno de estos temas repercute tanto en la vida de la gente como la boda de la duquesa de Alba.

Al menos eso opinan los directores de los principales periódicos españoles. No hay más que ver las portadas del 6 de octubre, día siguiente a la gran boda.

 

El País, El Mundo, ABC, La Razón, La Vanguardia, El Periodico de Cataluña, La Gaceta, El Correo; todas estas cabeceras y muchas más de distintas regiones de España dedicaron el mayor espacio en su portada para la foto de la novia, con titulares tan profundos como “La boda de la duquesa de Alba, a ritmo de sevillanas”, “El baile de la recién casada”, “El Alegre sí de la duquesa” o  “Que le quiten lo bailao”

Lamentablemente el único diario generalista que dio mayor prioridad a otras noticias en su portada fue Público, que dedicó su foto principal al escudo antimisiles que el Gobierno ha decidido construir a espaldas de la ciudadanía. Quién te ha visto y quién te ve ZP.

Es preocupante que la prensa adopte esta postura sensacionalista y trivial de la realidad española, sobre todo en tiempos dificiles, cuando la ciudadanía se encuentra desencantada con la clase política española. Ante este contexto los medios de comunicación no han sabido cumplir con su labor de ser la voz de la sociedad fiscalizando la actividad de los políticos en nombre de los intereses de los lectores.

Al contrario, todos los días vemos como, sobre todo en televisión, la banalidad y la superficialidad se convierten en los valores-noticia que rigen la programación de las grandes empresas mediáticas, y no sólo en las parcelas de entretenimiento o corazón, también en los informativos.

Es el drama de un sistema mediático que se rige más por sus propios intereses económicos o empresariales y por mantener una relación ventajosa con los partidos hegemónicos que por las demandas de la sociedad.

Ante este panorama el lema “NO NOS REPRESENTAN” no refleja sólo el hartazgo social respecto a principales partidos, sino también ante los medios de comunicación mayoritarios.