Posts Tagged ‘PSOE’

Rubalcaba defiende la puerta giratoria

21 diciembre, 2013

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, acudió ayer a un programa de televisión en el que Pablo Iglesias, profesor de Ciencia Política, le recriminó la presencia de miembros de gobiernos socialistas en los consejos de administración de las empresas eléctricas. Rubalcaba no dudo en defender la puerta giratoria:

“Yo no creo que sea incompatible militar en el Partido Socialista y estar en un alto puesto en un consejo de administración[…]La gente deja la política, pasan dos años de incompatibilidad y a partir de ahí se colocan donde pueden.”

Además, Rubalcaba se mostró en contra de la nacionalización del sector eléctrico:

“No creo que la solución de la luz sea nacionalizar las empresas eléctricas, son soluciones de otros países, de otro modelo, no estoy de acuerdo con ese modelo, se trata de aplicar la competencia, creo firmemente que tiene que haber competencia en el sector eléctrico.”

“Creo que es mejor que haya un sector eléctrico privado, que haya reglas que garanticen la competencia y por lo tanto que beneficien a los ciudadanos[…]La competencia garantiza que los ciudadanos tienen mejores servicios y la máxima transparencia, eso también es ser socialista.”

Estas frases perfectamente podrían haberlas pronunciado personas como Esperanza Aguirre o José María Aznar, quien liberalizó el sector de la energía en España en 1997. Efectivamente, aunque Rubalcaba parece no acordarse, cuando  formaba parte del Gobierno de Felipe González, el Estado español controlaba el sector eléctrico.

El argumento defendido por Rubalcaba, de que la competencia garantiza que los ciudadanos tienen mejores servicios, es el mismo razonamiento que aplica el PP para defender las privatizaciones de servicios básicos como la sanidad.

Las palabras de Rubalcaba reflejan la conversión ideológica que llevó a buena parte de la socialdemocracia europea, a aceptar, a través de la tercera vía, el dogma neoliberal que ha dominado la política económica durante las últimas décadas. Algo que ha hecho que, a día de hoy, sea muy difícil distinguir la política económica del PP y del PSOE.

Pese a que la desregulación de los mercados financieros tiene mucho que ver con la crisis actual, el PSOE no ha cambiado de postura. Sigue sobre la senda que llevó a Zapatero a someterse a los mercados y al partido a perder la confianza de la mayor parte del electorado de izquierdas.  De ahí la falta de ilusión y las pobres estimaciones electorales que, a pesar del desastroso Gobierno de Rajoy, continúa cosechando la actual dirección del Partido Socialista Obrero Español.

A la caza del juez Castro

5 abril, 2013

El juez José Castro se ha atrevido a imputar a la infanta Cristina, algo que no se puede tolerar en un país en el que la monarquía parece intocable por muy corrupta sea. Por eso, la maquinaria político-mediática conservadora ha iniciado una campaña de desprestigio contra el magistrado.

La Casa Real ha criticado abiertamente la imputación, pisoteando la supuesta independencia de la monarquía respecto a los poderes del Estado.

Los ataques a la independencia judicial vienen también del PP, que ha calificado a Castro como “juez estrella” con el fin de descalificar su actuación, algo comprensible ya que los principales emisores de dinero público a Iñaki Urdangarin fueron la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares (gobernadas por los populares).

Como siempre, para sostener los intereses de la oligarquía poderosa están los medios de comunicación de turno. No hay más que ver las críticas al juez Castro de las portadas de los “prestigiosos” periódicos La Razón y ABC.

larazon_750abc_750

Una vez más ambos diarios son meros títeres de la ejemplar monarquía española (la misma de la que no sabemos todavía si ha regularizado la herencia de Juan de Borbón o continúa en Suiza).

También está la versión más light de defensa de la monarquía, la que intenta salvarla vendiendo al príncipe Felipe como un gran hombre de Estado (ahora va a resultar que escribe sus propios discursos…), vamos que con él la monarquía molaría mucho más. Es el caso de El País y El Mundo.

 elpais_750elmundo_750

Es evidente que, por mucho que la ciudadanía o algunos jueces lo quieran, la justicia no es igual para todos. Un ejemplo de ello es el recurso del fiscal anticorrupción de Baleares a la imputación de la infanta Cristina, a pesar de los 14 indicios que Castro señala en su auto, algo verdaderamente insólito.

La monarquía continúa gozando de privilegios y de poderes injustificables en una sociedad democrática. No se puede permitir que un Gobierno, como el de Mariano Rajoy (supuestamente soberano), tenga que negociar con la Casa Real su inclusión y los términos de la misma en la ley de transparencia.

Es inconcebible para la ciudadanía que haya una institución por encima del resto, es una situación antidemocrática amparada por PP y PSOE durante los últimos 35 años que hace necesario un referéndum para que el pueblo español acabe por fin con la monarquía y  emprenda un proceso constituyente hacia una república social y democrática.

Los sospechosos sondeos de la Sexta

1 abril, 2013

La Sexta ha tomado un posicionamiento bipartidista de forma clara. En el último barómetro sobre intención de voto de la cadena han vuelto a repetir lo que vienen haciendo desde hace tiempo: sólo dicen los resultados de PP y PSOE, a pesar de que el resto de partidos políticos cada vez aumentan más su intención de voto.

En la página web de la Sexta Noticias aparece una escueta información del sondeo:

“Los principales partidos políticos de nuestro país, el PP y el PSOE, continúan sin levantar cabeza en intención de voto, ya que el barómetro de laSexta, ideado por Invymark S.A, desvela que un 50,3% de los encuestados no tienen decidido a quién votarán en las próximas elecciones. Además, un 16,4% se ha abstenido de elegir uno de los dos partidos para votarlo en las elecciones.

Pero esto no es lo más grave, ya que sólo un 29,1% de los votantes del Partido Popular tiene decidido su voto, muy lejos del 44,6% que consiguió en las últimas elecciones. El PSOE tampoco mejora, al contrario, empeora lo que logró en las últimas elecciones. Actualmente sólo cuenta con un 25% de votantes seguros, menos que lo que consiguió en el 2011, un 28,7%.”

Según el sondeo realizado por Invimark S.A.  ninguna de las personas encuestadas tiene decidido su voto para formaciones que no sean ni PP ni PSOE, es decir, partidos como Izquierda Unida, UPyD, CIU, ERC… tendrían un 0% en intención de voto, algo totalmente ridículo.

La manipulación se hace evidente cuando no se da la información técnica de la encuesta (preguntas realizadas, tasa de muestreo, numero de entrevistas…). Una falta completa de rigor informativo y de respeto a los espectadores.

La táctica de la Sexta está dirigida a fomentar el bipartidismo reinante en el panorama político español. Hay que tener en cuenta que es una cadena  ligada ideológicamente al PSOE, cuyo director, Antonio García Ferreras, ha trabajado como asesor de Jose Luis Rodríguez Zapatero y de Carme Chacón (¡toma independencia!). Por tal motivo, les interesa ofrecer una imagen progresista pero sin dar mucha relevancia a las voces situadas más a la izquierda del PSOE.

La postura de la Sexta de silenciar a formaciones alternativas es esperpéntica, hasta el punto de  pretender vender a la audiencia a miembros de PP y PSOE como solución a la crisis política. Un ejemplo ocurrió el pasado sábado en el programa la Sexta Noche, en el que para hablar de regeneración política fueron al programa dos jóvenes “promesas” de PP y PSOE. De los demás partidos no llamaron a nadie, se les olvidaría.

Está claro que para una sociedad democrática de calidad, además de la regeneración política  también es necesaria una regeneración de los medios de comunicación que ofrecen información sesgada con el fin de manipular la opinión pública y favorecer los intereses de las oligarquías políticas y económicas.

Es muy triste observar que en España todas las televisiones tienen intereses partidistas detrás y no hay espacio para medios de comunicación que sean portavoces de las demandas ciudadanas.

Dosis de realidad de Ada Colau en el Congreso

6 febrero, 2013

Ada Colau, portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), compareció en el Congreso de los Diputados para denunciar el drama de los desahucios en España, una realidad que desgraciadamente no está en el debate de los grandes medios de comunicación, a pesar del enorme sufrimiento que  supone para millones de personas en este país.

Su intervención es toda una lección para la maquinaria mediática que difunde el pensamiento único promovido por la banca de que los desahucios son algo inevitable y, sobre todo, para PP y PSOE, que han mirado para otro lado ante una situación escándalosa y han tumbado todas las propuestas para acabar con el problema.

Por desgracia, las perspectivas no son buenas, pues el PP no admitirá a trámite la Iniciativa Legislativa Popular de la PAH para acabar con la injusticia que supone privar del derecho a la vivienda a millones de españoles.

PP-PSOE, culpables de los desahucios

9 noviembre, 2012

La hipocresía de PP y PSOE no tiene límites. Después de años permitiendo que la banca echara a la calle a miles de personas, ahora se presentan como los salvadores de los desahuciados. De repente, como los medios de comunicación han comenzado a transmitir noticias de suicidios*, ambos partidos han pactado elaborar un plan contra los desahucios, por supuesto dejando al margen a las formaciones políticas y sociales que sí llevan años denunciando la injusticia.

El caso es que desde el comienzo de la crisis, allá por 2007, PP y PSOE han vetado todas las propuestas de formaciones de izquierdas que buscaban proteger a los ciudadanos contra los abusos de los bancos.

Por tanto, PP y PSOE  son culpables de los suicidios* que salen por la tele, así como de los que no han salido y de todas las vidas destrozadas por culpa de una ley hipotecaria de 1909 que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha calificado como abusiva e ilegal.

Sin embargo, a pesar de haber vendido a la ciudadanía  a los poderes financieros, nadie tiene la dignidad de dimitir. Es más, tenemos que confiar en que el bipartidismo va a poner a la banca en su sitio.

¿Los mismos individuos que cambiaron la Constitución en una noche para pagar la deuda de la banca con dinero público y que han permitido más de 300.000 desalojos en los últimos años son los más adecuados para cambiar la situación? Si es así, a partir de ahora para apagar  incendios habrá que confiar en  pirómanos…

La inoperancia que los integrantes de ambos partidos han mostrado ante el drama de los desahucios los inabilita para solucionar el problema. Por mucho maquillaje que pretendan hacer, el PP y el PSOE son el brazo político de los grandes bancos.  Por su falta de sensibilidad ante la puesta en la calle de miles de familias, son complices de todas las vidas destrozadas por la falta de una vivienda digna, “responsables del genocidio financiero”, como señala la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

Es más realista pensar que estamos ante una mera campaña propagandística de los dos grandes partidos. PP y PSOE pretenden hacerse un lavado de cara, con el único propósito de evitar un estallido social y salvar sus privilegios, aparentando que les preocupan los intereses de unas personas a las que hace mucho dejaron de representar.

*Suicidio=asesinato del sistema financiero.

El rey Juan Carlos se atreve a dar lecciones de conducta a la ciudadanía

18 septiembre, 2012

Increíble pero cierto. El rey Juan Carlos, no conformándose con vivir de forma lujosa a costa del pueblo, ha publicado una carta en la que define la actitud que la ciudadanía ha de tener en tiempos de crisis.

El rey apela a los valores de la transición para justificar la sumisión ante la injusticia y la tiranía que suponen los recortes de Rajoy. Además, tras la manifestación independentista de la Diada, llama a mantener la unidad de todos, claro, unidad en torno a quien le mantenga viviendo del cuento…

Un sujeto de la catadura moral de Juan Carlos no es, ni mucho menos, el más idóneo para dar lecciones de conducta. No es nadie para discutir el derecho cívico a manifestarse contra la tiranía de un Gobireno ilegítimo por sus mentiras, igual que la Corona es ilegítima por su propia naturaleza, incompatible con un sistema democrático, y por su pasado de apoyo al franquismo.

Ya es hora de acabar con la gran mentira, sostenida por los partidos mayoritarios y los medios de comunicación a su servicio, de que la transición fue un proceso histórico modélico, pues supuso, gracias a la vergonzosa claudicación de la izquierda, la perpetuación en el poder político y económico de la oligarquía franquista. Hay que sustituir los valores de dominación y sumisión a las élites que triunfaron entonces por  valores realmente democráticos.

La soberanía popular radica en el derecho a decidir del pueblo. Por mucho que al rey franquista le moleste, serán los ciudadanos los que, tarde o temprano, tengan que votar si quieren una monarquía corrupta o una república democrática en la que nadie les pueda imponer medidas contrarias al interés general.

Por cierto, según la carta del Borbón estos son los valores que hay que seguir: “el trabajo, el esfuerzo, el mérito, la generosidad, el diálogo, el imperativo ético, el sacrificio de los intereses particulares en aras del interés general, la renuncia a la verdad en exclusiva“. Él no ha practicado ninguno de ellos en toda su vida…

Terrorismo de Estado para acompañar los recortes (II parte)

14 julio, 2012

Miles de personas salieron ayer a las calles de varias ciudades españolas a protestar  contra los recortes. En Madrid los manifestantes acudieron a las sedes del PP y el PSOE, en un claro acto de rebeldía y de indignación ante los dos grandes partidos políticos y el sistema bipartidista que forman.

Como de costumbre, la táctica policial fue la represión violenta para amedrentar a la ciudadanía. Los antidisturbios cargaron de forma indiscriminada contra los manifestantes en Génova y Ferraz.

La indefensión de la ciudadanía ante los antidisturbios mercenarios del Estado es propia de la dictadura encubierta en la que se ha convertido nuestra democracia. Un sistema corrompido por los intereses capitalistas y por el control del 99% de los medios de comunicación por parte de la oligarquía política española, una clase elitista incapaz de identificarse con los problemas de los ciudadanos de a pie que utiliza el terrorismo de Estado para mantener sus privilegios.

 

La estafa de Rajoy

11 julio, 2012

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha anunciado un nuevo plan de ajuste en el que, una vez más, los sacrificios son para las clases desfavorecidas, una estafa en toda regla al pueblo español. El plan genial del PP para salir de la crisis consiste en subir el IVA, bajar las prestaciones a los desempleados o bajar el sueldo a los funcionarios. Medidas para el empleo, ninguna. Es más, como estamos sobrados de trabajo se eliminan bonificaciones para la contratación.

Debe ser un plan perfecto, pues los diputados del PP aplaudían con emoción todas las medidas que su presidente anunciaba…

Claro que también puede ser porque son unos pelotas sin conciencia al servicio de las grandes fortunas que sólo se preocupan por mantener su puesto de privilegio a costa de los ciudadanos.

Parece ser que en España la democracia consiste en presentarse a las elecciones con un programa y a los seis meses de Gobierno hacer todo lo contrario sin ningún pudor, no hay más que recordar la campaña erigida por el PP contra la subida del IVA del Gobierno de Zapatero.

Todo esto con una batería mediática a tu disposición es mucho más fácil. Y si Alfredo Pérez Rubalcaba, jefe del principal partido de la oposición, te ofrece un pacto de Estado en vez de luchar por los intereses de sus votantes, más facilidades todavía.

Que el Gobierno del esperpéntico Rajoy, un señor que presume de austeridad y gasta 263.000 euros en ir a devolver el Códice Calixtino a la catedral de Santiago, estafe a la ciudadanía con total impunidad demuestra la falta de soberanía y el déficit de democracia existentes en el Estado español.

Cobarde Rubalcaba

16 abril, 2012

Esta mañana el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha acudido a Los desayunos de TVE. Como era de esperar, y a pesar de la insistencia de la presentadora Ana Pastor, Rubalcaba ha evitado culaquier crítica a la monarquía y a la figura del rey Juan Carlos.

La actitud de Rubalcaba no puede ser más cobarde, se ampara en la lealtad institucional para no criticar lo indefendible para la mayor parte de la sociedad española. Parece que el ex vicepresidente del Gobierno no se ha enterado de que en democracia los partidos políticos tienen la obligación de dar su opinión a los ciudadanos, no a los monarcas.

La falta de transparencia de Rubalcaba no hace más que empeorar la imagen del PSOE, que ya está bastante deteriorada. Es humillante ver cuál es la alternativa política mayoritaria al Partido Popular en este país.

El silencio del PP es comprensible y no sorprende en absoluto, pues es su política habitual de ocultación de información a la ciudadanía, y con la monarquía no iban a actuar de forma diferente, por algo son la formación política heredera del aparato franquista.

Tomás Gómez y Patxi López han sido los únicos miembros destacados del PSOE que se han atrevido a criticar el comportamiento repugnante del monarca. Pero claro, ni por asomo han llegado a denunciar la injusticia histórica que supone la supervivencia de una institución tan corrupta como la monarquía.

El PSOE ha aceptado una monarquía directamente heredera del franquismo como una institución perpetua para España. Con esta forma de actuar, es cada vez más evidente que el PSOE dejó de ser un partido de izquierdas hace mucho tiempo. Es simplemente un partido conservador corrompido por el poder y aferrado al statu quo y a sus instituciones, por muy denigrantes que sean para el pueblo español.

Por el bien de todos, el PSOE debería dejar paso a una fuerza política progresista que represente realmente a la izquierda de este país.

El rey Juan Carlos y la corrupción del sistema

14 abril, 2012

Un país en crisis. Más de cinco millones de parados. Largas colas en los comedores sociales. Recortes en los servicios básicos. El rey Juan Carlos, después de declarar que le quita el sueño el desempleo de los españoles, se va de cacería a Botsuana y se rompe la cadera. Todo esto el 14 de abril, 81 años después de la proclamación de la II República.

No puede ser una situación más esperpéntica. La población luchando cada día por llegar a fin de mes mientras todos los españoles financiamos las aventuras del sucesor de Franco. El colmo de la irracionalidad.

Imagen del rey colgada en la web de Rann Safaris en 2006         Imagen de 2006 colgada en la web de Rann Safaris

El módico precio que  cuesta una licencia de caza de un elefante en el país africano es de 37.000 euros, de 36.000 euros la de un león y de 23.000 euros la de un búfalo. Nada que una sociedad sin valores no pueda soportar. Además, a este paso dentro de nada será más caro coger el metro.

Todo cuando en España, según Caritas, el 22% de los hogares viven por debajo del umbral de la pobreza y hay 11,5 milones de personas en riesgo de exclusión social.

Por supuesto, el debate en torno a la decencia de la monarquía como forma de Estado, a pesar de haber sido instaurada por un dictador que acabó con uno de los regímenes democráticos más avanzados de su época, no se ve en los medios de comunicación convencionales.

Los informativos se limitan a dar detalles de la operación de Juan Carlos y de su estado de salud, sin criticar ni por asomo su conducta deplorable. Del PP y del PSOE, partido en teoría republicano, tampoco se puede esperar nada. Las críticas a la monarquía sólo tienen cabida en Internet, donde se atisba una verdadera libertad de expresión.

El lunes en las tertulias políticas oiremos las típicas opiniones que se escuchan en la televisión y en la radio sobre la Corona:” ¡Qué campechano que es el rey!”, “la monarquía cuesta menos en España que en otros países”, “el rey ha hecho mucho por la democracia”… En fin, continuará la manipulación mediática financiada por los grandes grupos económicos gracias a unos “periodistillas” que en lugar de representar los intereses de la ciudadanía, sólo son protavoces de las altas esferas corruptas del sistema.