Posts Tagged ‘pueblo’

El pueblo es el enemigo del PP

11 abril, 2012

El Gobierno sueña con una ciudadanía sumisa. Para conseguirlo ha elegido el camino de la fuerza. Pretende hacer una reforma legal  para criminalizar toda protesta cívica ajena a sus intereses. Todo un atentado contra los derechos humanos.

El PP añora un pasado teñido de grises en el que la imposición del orden era la regla básica de la sociedad. Por ello no dudan en utilizar la coacción física y penitenciaria institucional para infundir el miedo en la población. Rajoy no quiere más protestas sociales que le hagan seguir perdiendo apoyo en los sondeos.

Además de la persecución mediática y la campaña de desprestigio contra cualquier manifestante que viene haciendo la derecha de este país desde los inicios del movimiento 15M, ahora amenazan con meter en la cárcel a cualquiera que luche por sus derechos.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, pretende equiparar como delito de atentado contra la autoridad la resistencia activa y ¡pasiva!, y como delito de integración en organización criminal la difusión a través de Internet o las redes sociales de concentraciones que deriven en actos violentos, con una pena mínima de prisión de dos años.

En la práctica, la reforma que pretende llevar a cabo el PP supondrá la eliminación de derechos fundamentales de la ciudadanía como la libertad de expresión o de reunión. También será la legalización y la confirmación del apoyo institucional para la brutalidad policial indiscriminada.

Los hechos no hacen más que confirmar que el sistema democrático español no es más que la expresión de dominación de los poderes económicos, políticos y mediáticos sobre los intereses de la sociedad en general y de los más desfavorecidos en particular. Sólo hay que observar quién paga los platos rotos de la crisis y quién se va de rositas. Desgraciadamente el monopolio de la violencia está en manos equivocadas.

 

 

La voz de la calle

1 marzo, 2012

¿Por qué cada vez que la ciudadanía se comporta como tal y sale a la calle para reclamar sus derechos se intenta manipular la realidad? ¿Es que a determenidas esferas de poder no les interesa que la gente tome conciencia de su situación y se rebele?

Eso parece. No hay más que analizar la reacción que la derecha española tiene de manera automática ante cualquier manifestación popular, ya sea para protestar por recortes en servicios básicos o por la brutal represión que sigue las protestas.

Una vez que no se puede negar la salida a la calle de los ciudadanos hartos del sistema, tanto el Partido Popular como los medios de comunicación afines han optado por la táctica de atribuir las protestas al PSOE.

Así, a la vez que les sirve para asociar a los “socialistas”(ojalá lo fueran realmente) a los sucesos violentos aislados que han tenido lugar, pretenden que no impregne en la sociedad la idea de la libertad de pensamiento y de expresión al margen de los grandes partidos políticos y sus maquinarias mediáticas.

El objetivo es que la opinión pública no crea en la autonomía de  movimientos cívicos independientes, utilizando la manipulación informativa a base de repetir mensajes falsos.

Esta táctica se está llevando a cabo de forma nada disimulada, como muestran las portadas de hoy 1 de marzo de los diarios ABC y La Razón, a medio camino entre la desfachatez y el ridículo. Como hay quien lo financia se lo pueden permitir…

Políticos como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, o el nuevo vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano,  tampoco han tardado en poner en práctica las directrices de Génova, y  han señalado al PSOE como el culpable de agitar la calle. Floriano también ha criticado a RTVE por su forma de cubrir las manifestaciones, en un alegato poco menos que a la censura. Cómo echan de menos algunos a Urdaci

A pesar de que se intente construir una realidad paralela, desprestigiando cualquier movimiento cívico alternativo, la voz de la calle es autónoma. Es el pueblo el que intenta, a pesar a las enormes dificultades por la gran capacidad manipuladora del sistema económico-político-mediático, manifestar sus propias reivindicaciones al margen de las élites políticas, incapaces de satisfacer sus demandas.